Bares-Tabernas, Eixample, Locales

Bistrot de Vins.- El “duro” adulto

Endevina MoritzEran cinco y se hicieron fuertes en la mesa alta del fondo, bajo esa lámpara hecha a base de botellas que tanto gustó a Fernando. “No entenderé el arte moderno”. El sello arquitectónico de la casa lo firma Jean Nouvel. Ojo Fernando. Era viernes tarde y les habían hablado del piso inferior de la fábrica Moritz, donde la cervecera catalana –que ha cumplido los 160 años- juega en campo contrario con una propuesta de vinos. Hacía tiempo que no se veían. Lo habían dado todo en el Poblenou de los años 90 pero la edad no perdona y las obligaciones les habían separado. Ahora se veían cada tanto, cambiando el kalimotxo de entonces por copa de vino o cerveza artesana. Pasan los años…

Dirección: Ronda de Sant Antoni, 39
Precio medio: 25€. Joc de vins Endevina, 9€.
Imprescindible: Jugar, picarse y aprender. Acompañar la degustación de una de las tapas que el estrella Jordi Vilà ha creado solo para el lugar.
Horario: De miércoles a jueves, de 19h a 01.00h. Sábados y domingos, de 13.00 a 01.00h. Lunes y martes, cerrado.
Web: El joc del Bistrot

Según Cultibar

El Bistrot de vins de Moritz acoge de forma moderna. La mesa que escogieron era circular –las otras son cuadradas o rectangulares-, en un face to face comunitario proclive a la interacción. Empezaban las batallitas cuando se acercó el sumiller y les propuso jugar. “Endevina” es la propuesta de Moritz para divertidos, un juego con cinco copas de vino blanco o tinto y una cartilla con cinco referencias que se van cambiando. El “quién es quién” de los vinos. Diversión y pedagogía por nueve euros. Poner a prueba tu memoria olfativa, desmontar a listos que hablan demasiado. En esta ocasión, lo que les faltaba para picarse y ganar. Se decantaron por la apuesta de tintos; no vaya a ser del qué dirán.

Aparecieron las copas numeradas y la cartulina con los cinco nombres, bodegas, cupajes y denominaciones, con un cuadrado al lado para el “quién es quién”. Pardas del Penedés de Cabernet Franc, Fredi Torres del Priorat, Moraza de Rioja, borgoña de pinot noir y Spätburgunder alemán. Siempre hay pistas, pero el equipo de sumillería de Moritz busca jugar con cupajes que despistan, pero que después explican para seguir ignorando de vino. Es la magia del elixir de la uva, que aquí marida con la propuesta de picoteo del estrella Michelin Jordi Vilà.

El espacio del bistrot de vins, junto al Restaurante Louis1856 de MoritzPau era el “cachas” del grupo. Rudo pero con corazón, un “feo, fuerte y formal” que no había encontrado su pareja perfecta. Fue el primero en coger el boli y marcar la “x” en el Pardas. “Es un Penedés, lo sé. Tengo familia en Vilafranca…”. Rebeca desconfío. “Vas a saber… El Don Simón de brick siempre lo ponías tú en las fiestas…”. Mirando al tendido, Fernando chocó en alto a Pau. “Grande eres…”. El “Nandu” era el más afable desde siempre, el más considerado, el más cándido. Hasta estudió Medicina –tras burlas primerizas y palmadas posteriores al ver el porcentaje de género de la carrera por parte de aquella panda de capullos- para cuidar del prójimo. Fernando fue probando y su apuesta segura fue el Fredi Torres. “Me gustan los Penedés…”.

Es un juego donde la memoria olfativa puede servir, o no. “No vais mal…”, indicaba el sumiller cuando pasaba por la mesa. “El vino evoluciona dentro de la botella, y también cambia si sus uvas, por ejemplo, proceden de la cara norte a sur de un terreno”, indicaba. “Eso no es una pista, es una putada”. Rebeca estaba concentrada. Escuchaba su paladar y discutía sin palabrotas con Fernando. Finalmente, marcó la “x” segura en el Borgoña. “Tengo familia en Francia y me suena”. Clásica y fina, la del Eixample -ahora banquera- nunca perdía el estilo.

Croqueta de cochinillo en hoja de cogollo del-Bistrot de MoritzSergi llevaba barba arreglada, gafas de pasta y era diseñador gráfico. Todavía escuchaba “Los Planetas” y sus bambas de colores le habían alejado del grupo. “Es que sois muy básicos”, siempre les comentaba. Igualmente, los años de Instituto pesaban y la quedada le había apetecido. “Guys, el que a mí me gusta, sin tener demasiada idea –él era de vinos ecológicos, “evidentemente”-, es el tercero…”. Miró la cartilla. “Seguro que es el Rioja”.

Dani se había quedado callado. Mientras los otros comentaban y reían, él había estado degustando los cinco vinos. Sorbo al vino y mordisco a las croquetas o cucharada a las tripas de bacalao –plato obligado de Vilà- que habían pedido para limpiar la boca. Cuando bebían kalimotxo y garrofón, él ya tanteaba los Bourbon. Siempre tres años por delante. Ahora, casado, con hijos y un trabajo cuyo sueldo era envidia general, seguía siendo el adulto, aunque despertaba sospechas. El más culto, eso sí, siempre. “El número cinco es el Spätburgunder. Alemán, profundo, recto, académico…”. Vaya tío, el Daniel.

Endevina, el juego del Bistrot de vins de MoritzFueron completando la cartilla sin copiar. Quien acertara menos pagaba la cena. Eso era dinero… menos para Daniel. “Ojalá pierda… ¡ya lo hacía cuando jugábamos al duro en L’Ovella!”. Risas cómplices, mordisco al Xoriç-cake que también habían pedido y entrega de cartulinas. Alea iacta est. Aquí no se premiaba el tino con la moneda, si no el recuerdo y la cultura enológica. O el descarte. Nuevas fórmulas para seguir ganado.

El sumiller, o camarero de vinos como se denomina aquí, volvió presto y repartió las apuestas. Explicó porqués. Ilustró la perpetua y bendita ignorancia y atendió preguntas. El resultado: Rebeca, Sergi y Nandu, dos aciertos; Pau, uno, Dani, el completo. Sin alardes, éste se puso en pie, alzó los brazos y recuperó sensaciones victoriosas de juegos imberbes. Tras el aplauso llamó de nuevo al camarero: sendas rondas de lamb & chips y de flammkuchen de salmón y crema agria. Brindaron y siguieron recordando.

El Bistrot de vins de Moritz les sirvió. Presenta gastronomía, enología y la evolución del juego de un grupo de amigos. Y aquí, como antes, el resultado sí dio igual.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s