Bares-Tabernas, Ciutat Vella, Locales

La Guingueta.- Abellán al sol

De fácil accesoNo quiere ser uno más aunque sabe dónde está. A pie de playa, donde la oferta está consolidada, donde la gente sabe qué pedir y qué esperar, proponer algo más y sin miedo agrada. La Guingueta enarbola lo que somos y a lo que ha llegado a ser esta ciudad sin perder de vista el agua. Un canto a la gastronomía glocal con guiños, un helado con al firma del mejor pastelero del mundo, un sandwich que constata calidad. Es el chiringuito de Carles Abellán, un chef con estrella, un cocinero que ha visto que en la playa de Barcelona (en el corazón de La Barceloneta) también hay hueco para cambiar la forma de expresarse y llegar a todo el mundo en propuesta, en producto y en servicio, ya que tres camareros nutren la arena, desde la que se puede pedir a carta y hasta que traigan el periódico. Servicio integral. Servicio de estrella.

Dirección: Playa de  San Miquel, La Barceloneta
Precio medio: Super Zumos Health, 8; mejillones de roca con cítricos y albahaca, 10; pulpo a la gallega, 14; Bikini Comerç 24, 8; Vermutet Xic, 6,50; crujiente de patata con salsa picante 4,30; Tapa Estrella, 1€.
Imprescindible: Súper zumo “depurativo” (con mango, melón, manzana y fresa) y Bikini Comerç 24 en mano, entender porqué Barcelona atrae a tanta gente.
Horario: De 9.00h a 22.30h todos los días. 
Teléfono: 608 904 059
Web: La Guingueta

Según Cultibar

Crujiente de patata con salsa picanteEn su interior, madera, calidez, líneas finas, dos barras y sendas mesas para compartir -todo bajo el prisma de la interiorista Sandra Tarruella- completan una amalgama de localidades en las que sentirte cómodo. La atención es primordial y la propuesta sobre carta, para no levantarse. Zumos naturales (no ofrecen en botella), frutas frescas, ensaladas, platillos de verano, bocadillos con vuelta, tapas macrobióticas, tapas con DO de Barcelona, tapas de autor y magníficos helados Rocambolesc, los del pastelero de los hermanos Roca.

El chef catalán, al timón ahora de un grupo empresarial que suma cinco restaurantes en Barcelona (Comerç 24, Tapas 24, Bravo 24, Suculent y La Taverna del Suculent), además del próximo food truck de La Boquería (Yango Urban Food), pone su ingenio mediante tapas, ensaladas o bocadillos dados un “twist”. Son mejillones de roca con cítricos, alitas de pollo con salsa coreana o hamburguesa king size con 150 gr. de carne de vacuno, huevo y mayonesa. Es cocina gourmet en la arena, donde también puedes degustar el Bikini Comerç 24, con jamón ibérico, mozzarella y trufa, un sandwich 100% Abellán que el chef creó en su primer restaurante pero que ahora se sirve en todos los establecimientos Abellán menos en el que se inventó.

Además, detalles que ensalzan “lo nuestro” como la posibilidad de demandar cualquier bebida en “porró”, la carta especial de vermuts (con packs de anchoas, chips o berberechos) o el “hot-dog catalán”, una butifarra catalana que viaja por el mundo recogiendo en sus variantes los sabores e ingredientes de diversos países.

Para acompañar, y partiendo directamente de barra propia con cocteleros profesionales, una lista infinita de zumos 100% naturales, de gintonics Premium y de cócteles bajo el sello Abellán. A algunos de ellos se les puede añadir Wheat Grass, ese germinado de trigo vitamínico y !potenciador sexual! Completando, la sangría de cava, un clásico de la Guingueta que el chef quiere reivindicar.

La experiencia Cultibar

Vermutet XicRomper un concepto tan “nuestro” como el chiringuito no es tarea fácil. Lo pusimos a prueba respetando el protocolo popular, llegando tras una tarde de playa. Los restos de arena, la sal en el pelo y los bañadores medio mojados dejaron de acaparar todo el protagonismo, siendo relegados a un segundo plano. Estado de shock para los amantes del chiringuito tradicional. Servicio atento, oferta gastronómica de altísimo nivel y media perfecta entre público local y foráneo.

Una pareja, una hamaca y su indecisión en cuanto a qué cóctel compartir. Atuendo post playa impecable y ganas de alargar el momento de indecisión para seguir diciéndole el uno al otro que le da igual cuál de ellos seleccionar. En otra tumbona, un vichy solitario con olor a mar mira al horizonte. Su única compañía es un periódico que ni tan siquiera tuvo que molestarse en ir a buscar. Bautizar aquel exquisito ritual como “La Guingueta” y no como “El Chiringuito” es clara demostración de respeto. La batalla conceptual está servida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Localización

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s