Bares-Tabernas, Ciutat Vella

Butifarring.- ¿Quién dijo fast food?

Butifarring i patates al caliuDe butifarra de pollo; de escalivada con pimientos, cebolla y berenjenas; de morcilla de tortilla de patatas, o de calçots. Todos bocadillos de pan cuidado y hechos a la brasa desde un horno de antaño en bonito local alojado a un paso de plaza Sant Jaume. De concepción take away, sorprende al entrar que la carta en pared cante en catalán. Pistas. Pedirás un bocadillo clásico para no jugártela y habrás entrado en el juego. Querrás otro sorprendido en interior para ir tirando y sus guarniciones harán que cojas taburete y preguntes. Butifarring, con chef en los fogones, quiere desmitificar la calidad del concepto bocadillo trabajando con sentido ese embutido fresco de carne picada de cerdo condimentada tan nuestro. Habrás, entonces, viajado a la masía de los abuelos y decidirás que las prisas de centro ciudad no son buenas. La calidad se disfruta en el formato que quieras.

Dirección: Call, 26
Precio medio: Butifarrings, de 3,90 a 4,50€. Ensaladas, judías y patatas al caliu, 1,50€. Postres, 2,50€. Cerveza de barril, 2,50€. Café, 1€.
Imprescindible: Déjate aconsejar, coge barra y olvídate de comer el bocadillo en la calle. Acompáñalo con patatas “al caliu” y acaba con un brownie de elaboración propia.
Horario: Todos los días de 09.00 a 21.00h.
Web: Butifarring

Según Cultibar

Albert, trabajandoNo somos país de fast food. Tenemos producto y lo reivindicamos sobre mesa o barra. Probamos, comentamos y criticamos. Y pagamos; porque lo barato sale caro, dicen. Somos así. Pero los bocadillos también nos representan. El de fuet al salir del colegio, el vegetal de huevo duro para nadar y guardar la ropa o el de lomo con queso y cerveza para esa noche de fútbol. Aunemos ahora ambos principios, por ejemplo, en un bocadillo de 4€ de butifarra de queso azul de Muntanyola. Acompáñalo con un ración divertida de patatas “al caliu” al horno de brasa y con una copa de vino del Penedés. Seguimos siendo nosotros. Es nuestro producto pero lo hemos elevado. Bienvenidos al slow-fast food catalán. Welcome to Butifarring.

La propuesta es clara: bocadillos gourmet de butifarra trabajada con los productos que Albert Gómez, ese chef viajado por estrellas que puedes ver tras la barra, piensa y discute con proveedores cercanos. Al local el producto llega ya elaborado -el trabajo de concepción ha sido previo- y es ese horno de brasa encendido doce horas al día a 300º y el toque final del chef el que devuelva verdades. Las degustarás -entre panes de Bon Blat y embutidos de Mutjans- en barra de vidrio aledaña o sobre silla en esa sala superior en la que Albert quiere montar su base de operaciones y creatividad para futuros bocadillos. ¿Y uno de butifarra de foie e higos? “Los clientes también dan ideas que barajo”. ¿Y de pistachos? “Se estudiará para la próxima visita”.

El horno a la brasa siempre a 300 gradosComo guarniciones y acompañamientos, y por idea de negocio, viajarás por el territorio entre judías “del ganxet”, ensaladas de temporada y patatas “al caliu”, siempre y solo regada la idea con vinos del Priorat y cervezas Montseny. “La terra és la terra”. Bendita tierra. Y, hablando de tierra, para pagar, una máquina auto servicio te aceptará monedas previa indicación de un personal letrado en atención al cliente. Porque en el servicio, en el producto y en la elaboración, el fast food también tiene acepciones. Nos gusta la catalana.

La experiencia Cultibar

Territorio de nadie, territorio de todos. Propuesta local en paraje universal. Entrada abierta al mundo, sin obstáculos, símbolo de “glocalización” en estado puro. En definitiva, local sometido a las normas de un gótico barcelonés que no perdona, tanto para lo bueno como para lo malo.

Contraste ambiental. Abajo reinan la rapidez, la informalidad, el picoteo veloz que te mantiene motivado a lo largo de la larga mañana. Arriba, la reflexión, la privacidad, la eterna sobremesa que no entiende de tiempos. Aquí, el traje del político se entrelaza con el mapa del turista, conviviendo en un mismo espacio. Una propuesta gastronómica bien definida se convierte en fundamental para marcar un camino ante tanta indefinición ambiental. El producto promete, el precio sorprende, el trato ilusiona. Los sentimientos, como siempre, acabarán marcando el futuro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Localización

Anuncios
Estándar

One thought on “Butifarring.- ¿Quién dijo fast food?

  1. marcial dice:

    tuvimos la oportunidad de visitar Butifarring Barcelona a finales de Agosto 2014, y creanme que superó nuestras expectativas…sencillamente Deliciosooooo,
    la atencion de primera, las Butifarras riquisimas, el pan en su punto, y las patatas de repetir mil veces….FELICITACIONES y a seguir con los exitos….
    Marcial Rodriguez
    Caracas Venezuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s