Eixample, Restaurantes

El Café de la Pedrera.- La cocina de los modernistas

El Cafe de la PedreraEstás en la Barcelona de principios del siglo XX. En un café de alta alcurnia entra un ya maduro Antoni Gaudí saludando a diestro y siniestro. Una numerosa congregación de intelectuales cigarro en mano charlan amistosamente al calor de una botella de vino, mientras los capitostes de las familias más poderosas de la Barcelona convulsa de la Semana Trágica, en la mesa del fondo, acuerdan si eso que está construyendo el arquitecto de Reus en pleno Paseo de Gracia es una obra maestra o una falta al buen gusto. Demasiada imaginación quizá. La luz que entra por los grandes ventanales modernistas no permite vacilaciones. Estamos en 2012, cenando en un restaurante Patrimonio de la Humanidad. La mente ha viajado.

Dirección: Paseo de Gracia, 92
Precio medio: 35€. Menú degustación, por 39€.
Imprescindible: Redescubrir los canelones a la barcelonina y recibir cultura e historia gastronómica solo leyendo la carta.
Horario: Todos los días de 9.00 a 24.00h.
Teléfono: 93 488 01 76
Web: El café de la Pedrera

Según Cultibar

Era la vida en los cafés de la ciudad condal hace cien años, el calor de una ciudad incipiente, el que debes imaginarte hoy si entras en El Café de la Pedrera, inaugurado en julio del presente año. Situado en la antigua sala Jujol de la oficialmente llamada Casa Milá, en el entresuelo de la fachada que da a Paseo de Gracia, el Grupo Laie y la Fundación Alicia de Ferrán Adriá han hecho además con él lo que el conjunto pedía: pedagogía del patrimonio, gastronómico en este caso. Entre columnas originales del edificio, y bajo un techo de formas familiares, El Café de la Pedrera enseña y completa, y la fotografía que nos había retrocedido al blanco y negro va cogiendo color en público y carta.

El Cafe de la PedreraNo es un viaje al presente, pero sí un ir y venir modernizado, que enfatiza la transmisión. Se trata de una minuta cuidada, con subtítulos explicativos contextualizantes y un abanico de productos y platos de la mejor tradición culinaria de casa. Bajo las órdenes del chef ejecutivo de Laie, David Agut, El Café de la Pedrera ha recuperado recetas y maneras de emplatar de ilustres gastrónomos patrios como Auguste Escoffier o Ignasi Domènech, del que por ejemplo destacan su ensalada catalana original con embutidos de Sagàs o los canelones a la barcelonina, con sofrito. Son productos de primera calidad, de km. 0. Son cebollas de Figueras, tomates ecológicos, verduras de El Prat…

Son guiños a la gastronomía barcelonesa y catalana que camareros y personal no se cansan de explicar en un ejercicio de transmisión patrimonial tan importante como el de las piedras del edificio en que se enclava. Es enseñar mediante el gusto, también en repostería (su crema catalana es uno de los platos más demandados (5,50€) y mediante “entretenimientos”, como ellos llaman (anchoas de l’Escala -4,80€-, surtido de quesos artesanos catalanes -4,25€-,…), lo que les permite dar servicio durante todo el día.

El Cafe de la PedreraAunque es a mediodía y por la noche cuando más aprendes. Es cuando la sepia con guisantes (16,50€) te habla del pasado romano de Barcino, cuando el pulpo con patatas y allioli (14,90€) recuerda la tradición marinera de la ciudad o cuando, simplemente, miras al techo, haces memoria, y unas notas a pie de carta te recuerdan dónde estás, y de dónde vienes. El futuro es tuyo; la base la tienes.

La experiencia Cultibar

Raíces. Movimientos sutiles en sintonía con el espacio en el cual tenemos el privilegio de disfrutar de una fórmula perfecta compuesta por cultura y gastronomía. El arte impone y se hace respetar. Los gestos de los presentes son más armónicos y refinados. La gente asiente con la cabeza cuando se cruzan las miradas. Señal de respeto y complicidad.

El Cafe de la PedreraCuando a un espacio mágico le añadimos una oferta gastronómica excepcional, la simbiosis hace acto de presencia. Volvemos atrás en un mundo en el que sólo nos inculcan mirar al futuro pisando sin piedad a todo aquel que se nos ponga por delante. Apreciar nuestros orígenes no viene nada mal para seguir pisando con seguridad, pero con respeto hacia los que cultural y gastronómicamente nos hicieron ser lo que actualmente somos.

Todo es mejorable

No es un restaurante gastronómico, pero no debe parecer una tienda de refrescos para turistas como parece ahora su entrada desde el chaflán. Verdad es que el negocio turista, y en La Pedrera, es de capital importancia, pero el dinero fácil no debe turbar la misión de un restaurante diferente, cultural, pedagógico. Ese proyecto bien se merece una entrada independiente, sin cartas de menús volando sobre un atril en pleno Paseo de Gracia. Tenéis el contenido, cuidad esas pequeñas formas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Localización

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s