Cafés, Eixample

Je t’attends.- Estilo americano, sello barcelonés

Un portátil, un periódico, un café y un cruasán. Media hora, una hora si quieres tomártelo con mayor calma, y el silencio más allá de tus cosas. El tiempo se detiene, y la mañana parece más bonita. No son divagaciones extrañas ni los monstruos producidos por el sueño de la razón de Goya. Es “Je t’attends”, la arriesgada apuesta que dos jóvenes barceloneses han abierto hace escasos tres meses en el corazón empresarial de la ciudad para goze y disfrute de su distinguida clientela entre semana. No hay carta gastronómica, ni cocina, ni las necesita. “Je t’attends” es un sitio para desconectar, para aislarse, para charlar entre amigos o con la pareja; para que el sabor del cruasán, la pasta o el bocadillo hable directamente contigo, sin interferencias acústicas ni decorativas. Y, por cierto, no es caro.

Según CultiBar

Esta nueva cafetería, por encasillar el local en un tipo de establecimiento, está emplazada en la calle Aribau, a la altura de Diagonal. Cerca del bar Velódromo, el Dry Martini o el San Telmo, Dídac Sorli y Alejandro Barreneche (los padres de la criatura) decidieron presentar algo que anhelaban y no encontraban. “Un lugar para sentirse como en casa, para entrar y disfrutar y, ya que estás, tomarse algo”. Es así. Han jugado con la estética de cafetería moderna, minimalista, de amplios espacios y pocas estridencias para acabar ofreciendo básicamente calidez. Y lo han conseguido prescindiendo de hilo musical y gracias a un local amable de tres salones a dos alturas, un local con capacidad para muchas más mesas, sillas y sofás de las presentes. “Cada mesa tiene su espacio”, explica Sorli.

El blanco paz recubre todas las paredes y varios sofás bien repartidos acentúan su comodidad. El parqué del suelo ayuda. En la sala del fondo, una larga mesa se suma a la moda cada vez más in de “compartir”, añadiendo ese toque canalla sin romper la magia de un local virgen. Porque “Je t’attends” es virgen, por edad y por filosofía. Se le debe tratar con cuidado. Él te responderá.

Y lo hará gustativamente con una seleccion exquisita de pastas Sacha, una de la pastelerías de mayor solera de la ciudad, y cafés El Magnífico, acompañada de una pequeña oferta de bocadillos y entrepanes que pueden combinarse con café por escasos 4,50€. Para mediodía, “Je t’attends” ofrece su peculiar “menú ejecutivo” a base de ensaladas y bocadillos, “siempre equilibrado y sin grasas” para el fastlive de la vida actual, en general, y a petición del público de la zona en particular. La oferta gastronómica termina aquí. Lo marca su pretensión y su horario diurno. “Ya ampliaremos carta en el futuro”, indica Sorli. Veremos…

La estética norteamericana, tranquila, con Wi-fi y toda clase de periódicos al alcance se complementa y te devuelve a una realidad bien entendida con el adoquinado de la entrada y de las pocas escaleras que lo separan del nivel de calle. La baldosa de Barcelona, la que marca el Modernismo en la ciudad, la que te encuentras naturalmente en cualquier acera histórica de la ciudad, campa a sus anchas en ambos espacios y bajo el cristal de la barra. Porque la estética original quizá tenga influencia americana, pero el logo de las baldosas te recuerda donde estás. Entren en la nueva Barcelona, porque están en Barcelona, pero guarden silencio, por favor.

La experiencia CultiBar

Cajitas de “Corn Flakes” individuales. Algo aparentemente insignificante pero que en el fondo nos dice tanto. Ofrecer un producto como este en una cafetería aporta un toque de clase y distinción. El señor mayor con La Vanguardia, el estudiante con su PC preparando una presentación en PowerPoint, las gabardinas tres cuartos llevadas con informalidad… El silencio del local contrasta con su lenguaje interior. En el fondo todos los elementos se entienden a las mil maravillas. El sueño de un auditor de una “Big Four” y su socio dedicado al mundo de la cosmética se traducen en un local lleno de caprichos estando encantados de ofrecérselo a sus clientes, recibiéndolo estos con un guiño de complicidad. Y, en la sala central, él la espera a ella, removiendo sus “Corn Flakes” en un gran bol lleno de ilusiones.

Todo es mejorable

Tienen vinos tintos, blancos y rosados pero con una oferta de uno o un par por tipo. De cervezas sirven solo dos (Cruzcampo Gran Reserva y Heineken) y no disponen de surtidor, y licores hay, pero los justos. Es una cafetería, la oferta etílica no es su campo, pero si buscan el after work, que deberían, tendrían que hacerlo mejor. Porque la tranquilidad con café es magnífica, pero con caña o Pacharán, también.

Je t’attends
Horario: De lunes a viernes de 08.00 a 20.30h. Sáb. y dom. de 09.00 a 13.30h y de 16.30 a 20.30h.
Aribau, 177

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s